Gerardo Mayo Valencia

Gerardo Valencia cuenta con largos años de experiencia como adiestrador canino en La Costa del Sol, dedicándose, aparte del adiestramiento clásico, a la recuperación de perros con desórdenes en el comportamiento. Está especializado en el tratamiento y la resocialización de perros maltratados, siendo la reeducación muchas veces la única oportunidad para que un perro vuelva a encontrar una familia, motivo por el cual alterna su trabajo como adiestrador canino profesional con una labor altruista en las protectoras de La Costa.

Gerardo Valencia cuenta con largos años de experiencia como adiestrador canino en La Costa del Sol, dedicándose, aparte del adiestramiento clásico, a la recuperación de perros con desórdenes en el comportamiento. Está especializado en el tratamiento y la resocialización de perros maltratados, siendo la reeducación muchas veces la única oportunidad para que un perro vuelva a encontrar una familia, motivo por el cual alterna su trabajo como adiestrador canino profesional con una labor altruista en las protectoras de La Costa.

Practica y defiende lo que se conoce como «Adiestramiento en Positivo», una forma de educación canina basada en la recompensa de comportamientos positivos y no en el castigo, dirigida a alcanzar una mayor comprensión y armonía entre dueño y mascota.

Practica y defiende lo que se conoce como «Adiestramiento en Positivo», una forma de educación canina basada en la recompensa de comportamientos positivos y no en el castigo, dirigida a alcanzar una mayor comprensión y armonía entre dueño y mascota.

Quiere animar a las familias, que notan alguna variación en el comportamiento de su perro, a buscar ayuda profesional cuanto antes, porque la mayoría de los comportamientos inadecuados son fáciles de corregir, si se atajan a tiempo.

Buscar ayuda es la mejor forma de evitar que la relación entre un perro y sus dueños empeore. Un comportamiento inadecuado y, a la vez, incomprensible para los dueños, que no se corrige de manera eficaz desde el principio, es muchas veces el comienzo de una espiral de malentendidos y reacciones adversarias entre dueños y perros, que puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla, que en los peores casos termina con el sacrificio del animal, su abandono o la entrega en una protectora, porque «ya no se puede con él». La falta de educación y la falta de conocimientos de los dueños son algunas de las razones, por las que las protectoras españolas están llenas de perros maltratados, que muestran problemas de sociabilización, de convivencia con humanos u otros perros, agresividad, extrema timidez, etc., y que solamente se pueden recuperar con mucha paciencia y dedicación.

La mayoría de las personas tiende a pensar, que el perro más feliz es el perro, al que se le permite todo para mostrarle cuánto se le quiere. Pero los perros entienden una vida sin límites y reglas como señal de debilidad de sus dueños, por lo que se sienten obligados a asumir el mando, lo cual, evidentemente, puede ser el origen de muchos problemas. Un perro necesita cariño, pero también necesita rutinas, juego, ejercicio, disciplina, trabajo y, sobre todo, sentirse sumiso y «sumiso» no quiere decir, que tenga miedo, sino que viva con la tranquilidad de poder dejar las decisiones en manos de sus dueños.

El adiestramiento ofrecido por Gerardo Valencia no funciona «a la distancia», no consiste en entregarle un perro «maleducado» para recibir un perro «educado» de vuelta, sino en la valoración inicial del comportamiento del perro con el correspondiente diagnóstico de las causas, y en la posterior (re)educación del perro, junto con su dueño, para que ambos aprendan a entenderse mejor y para que sea el dueño, quien aprenda a educar y guiar a su propia mascota, bajo la supervisión y con la ayuda del adiestrador.

Si quieren contactar con Gerardo pueden hacerlo en el 658662635.