Os presento a Socio, un mestizo de Gran Danes y Rottweiler que fué entregado por sus dueños a la protectora. Es un perro que impresiona por su gran tamaño y sus 70kg de peso, y pronto empezó a mostrar signos de dominancia.

Mi primera impresión sobre Socio tras observarlo, fué que era un perro confundido por su nueva situación, que necesitaba del contacto humano pues se había criado con estos y no quería estar solo, mostraba su inseguridad. El problema era que no nos atrevíamos a dejarlo con otros perros sin vigilancia por razones obvias, y cada vez menos voluntarios querían relacionarse con él debido a su carácter caprichoso, y con razón, pues llego a dar un mordisco a una trabajadora de la protectora. Debo agradecer la paciencia de todos con este perro, y gracias a que le dieron otra oportunidad, pudimos con mucho trabajo enseñarle a relacionarse con humanos, otros perros, y sobre todo a ser un perro obediente y sumiso. Aunque esto ultimo necesita mucha insistencia y disciplina.

Hay que tener siepre en cuenta la raza del perro que pretendemos llevarnos a casa, y saber de antemano las características e instintos de la misma, para evitar fuituros problemas en nuestro hogar.

Cada perro se adapta mejor a unos estilos de vida que a otros y los propietarios originales finalmente volvieron a recuperarlo.
Trabajamos con ellos para indicarles la mejor forma de criar a su perro en armonía con ellos y su entorno. Las últimas noticias que tenemos acerca de Socio son de un perro feliz, en familia. Suerte Socio.